Parlem via

Neurolingua

Plataforma de estimulación y rehabilitación de las alteraciones del lenguaje basada en fundamentos de neurociencia cognitiva

Neurolingua

La afasia de expresión es una alteración del lenguaje, como consecuencia de un episodio de daño cerebral adquirido, que se caracteriza por una dificultad para generar y articular el lenguaje, y una alteración en la intención comunicativa, en general. Es una de las consecuencias más frecuentes del ictus y ocasiona una discapacidad muy importante, tanto para el paciente que la sufre, como para sus familiares, al tiempo que supone una barrera muy importante para poder reincorporarse a las ocupaciones habituales, previas al daño cerebral.

La logopedia intenta optimizar la capacidad de reorganización del sistema nervioso, después de las lesiones, mediante la rehabilitación intensiva y la selección de ejercicios específicos que, con la ayuda adecuada, permitan mejorar la capacidad de nominación, entre otros aspectos.

La incorporación de sistemas informatizados permitiría intensificar los tratamientos y extender su duración el tiempo necesario, reduciendo el coste que tienen estos programas para la sociedad, así como facilitando el acceso a los servicios de rehabilitación a todas las personas que puedan necesitarlos, extendiendo la realización de las sesiones al mismo domicilio de los pacientes, reduciendo la necesidad de desplazamientos y facilitando la cumplimentación.

Además, los sistemas informáticos permiten generar conocimiento sobre el tipo de ejercicio y la estrategia más adecuada en cada paciente, para facilitar la nominación y establecer recomendaciones para el tratamiento de pacientes semejantes, que puedan utilizar el sistema más adelante.

Sin embargo, hasta nuestros días, no disponíamos de sistemas que permitiesen analizar de manera automática la respuesta del paciente, como correcta o incorrecta, y clasificar las alteraciones de forma sistemática, ofreciendo la información estructurada al logopeda, para facilitar la toma de decisiones clínicas y mejorar la información disponible sobre el proceso terapéutico, intensificando, de esta forma, el nivel de relación logopeda-paciente.

ACCEDE AL ARTÍCULO COMPLETO

Share