Hablamos via

X
Hablamos vía

Parkinson

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad progresiva del sistema nervioso que se produce cuando determinadas neuronas no producen una sustancia química llamada dopamina. Aunque se trata de una enfermedad que afecta principalmente al movimiento, otros aspectos cognitivos y anímicos también se pueden ver afectados.

Los síntomas comienzan gradualmente, generalmente alrededor de los 60 años, aunque puede iniciarse en edades mucho más tempranas o posteriores. Es más frecuente en hombres que en mujeres e inicialmente suele afectar más a un lado que otro del cuerpo. Entre los síntomas habituales aparece el temblor, la rigidez, la lentitud de los movimientos y los trastornos del equilibrio y la coordinación.

Se asocian con cierta frecuencia a la enfermedad de Parkinson problemas emocionales que incluso pueden ser anteriores a los problemas de movimiento. Con la evolución de la enfermedad, además del empeoramiento motor se pueden asociar problemas cognitivos, deglutorios, del habla, alteraciones del sueño, o bien problemas de control de esfínters o sexuales.

Aunque la enfermedad de Parkinson no tiene cura, el tratamiento farmacológico puede mejorar notablemente los síntomas. En ocasiones, el médico puede sugerir realizar una cirugía para regular determinadas zonas del cerebro y mejorar los síntomas. El tratamiento rehabilitador es de utilidad para mejorar la movilidad y la calidad de vida de los pacientes con la enfermedad de Parkinson y debe adecuarse a su estado evolutivo. Además de prevenir complicaciones, puede tener un efecto positivo sobre el humor, los problemas cognitivos o el riesgo de caídas.

Síntomas del Parkinson 

Los signos y síntomas de la enfermedad de Parkinson pueden ser diferentes en cada persona. Los primeros signos pueden ser leves y pasar desapercibidos. A menudo, los síntomas comienzan en un lado del cuerpo y usualmente siguen empeorando en ese mismo lado, incluso después de que los síntomas comiencen a afectar a ambos lados. En ocasiones la enfermedad de Parkinson puede debutar con síntomas anímicos o incluso con depresión (siendo difícil de diagnosticar en esta fase).

Signos y síntomas de la enfermedad de Parkinson:

  • Temblores. Un temblor o sacudida de la enfermedad de Parkinson generalmente comienza en una extremidad, a menudo en la mano o los dedos. Puede aparecer un rozamiento involuntario del pulgar y los dedos de la mano (temblor del rodamiento de la píldora) y la mano puede temblar cuando está en reposo.

  • Movimiento lento (bradicinesia). Con el tiempo, la enfermedad de Parkinson puede retrasar el movimiento normal del paciente, haciendo que las tareas simples sean difíciles y lleven más tiempo. Los pasos pueden ser más cortos y arrastrar los pies al caminar.

  • Rigidez muscular. La rigidez muscular puede presentarse en cualquier parte del cuerpo. Los músculos rígidos pueden ser dolorosos y limitar la posibilidad de movimiento de la persona.

  • Alteración de la postura y el equilibrio. La postura se puede volver encorvada y pueden aparecer también problemas de equilibrio.

  • Pérdida de los movimientos automáticos. Se puede ver reducida la capacidad para realizar movimientos inconscientes, como parpadear, sonreír o balancear los brazos al caminar.

  • Cambios en el habla. Se pueden producir cambios en el habla, por ejemplo, hablar más suavemente o más rápidamente, dudar antes de hablar y tener un discurso más monótono debido a la falta de las inflexiones habituales

  • Cambios en la escritura. Puede resultar más difícil escribir y la letra puede parecer pequeña

Causas del Parkinson

En la enfermedad de Parkinson, algunas neuronas en el cerebro se descomponen o mueren gradualmente. Muchos de los síntomas obedecen a una pérdida de las neuronas que producen dopamina, una especie de mensajero químico en el cerebro. Cuando los niveles de dopamina disminuyen, se genera una anomalía en la actividad cerebral, lo que causa los síntomas de la enfermedad de Parkinson.

Se desconoce la causa de la enfermedad de Parkinson, pero varios factores parecen influir, como los siguientes:

  • Genética: Los investigadores han identificado mutaciones genéticas específicas que pueden causar enfermedad de Parkinson. Estas son poco comunes, salvo algunos casos en que muchos miembros de la familia sufren la enfermedad. Sin embargo, ciertas variaciones genéticas parecen aumentar el riesgo de tener enfermedad de Parkinson.
  • Edad: Los adultos jóvenes rara vez sufren la enfermedad de Parkinson. Originalmente la enfermedad comienza en etapas medias o avanzadas de la vida, y los riesgos aumentan con la edad. Las personas normalmente manifiestan la enfermedad de Parkinson a partir de los 60 años de edad.
  • Sexo: Los hombres son más propensos a desarrollar la enfermedad de Parkinson que las mujeres.
  • Desencadenantes ambientales: La exposición a ciertas toxinas o factores ambientales puede aumentar el riesgo de tener la enfermedad de Parkinson en el futuro.
Complicaciones en el Parkinson

La enfermedad de Parkinson a menudo está acompañada de algunos problemas adicionales, que pueden mejorar con tratamientos sintomáticos:

  • Dificultad para pensar. Problemas cognitivos y/o demencia. Esto suele suceder en las etapas más avanzadas de la enfermedad de Parkinson. En algunos pacientes puede haber una respuesta moderada a fármacos utilizados con este propósito en la enfermedad de Alzheimer.
  • Depresión y cambios emocionales. Es posible sufrir depresión, en ocasiones en las primeras etapas de la enfermedad. El tratamiento para la depresión puede facilitar la forma de tratar con otras dificultades ocasionadas por la enfermedad. También es posible sufrir otros cambios emocionales como miedo, ansiedad o pérdida de la motivación.
  • Problemas para tragar. Es posible que se desarrollen dificultades para tragar a medida que evoluciona la enfermedad. La saliva puede acumularse en la boca debido a la forma lenta de tragar. Problemas para masticar y comer. La enfermedad de Parkinson en etapas avanzadas afecta a los músculos de la boca, por lo que se dificulta la masticación. Esto puede ocasionar atragantamiento y desnutrición.
  • Problemas para dormir y trastornos del sueño.
  • Problemas con la vejiga. La enfermedad de Parkinson puede ocasionar problemas en la vejiga que incluyen la incapacidad de contener la orina.
  • Estreñimiento. Muchas personas con enfermedad de Parkinson manifiestan estreñimiento, principalmente porque su sistema digestivo funciona más lento.
  • Disfunción sexual. En algunos casos, los pacientes que tienen la enfermedad de Parkinson notan una disminución del deseo sexual o del rendimiento sexual.
Tratamiento rehabilitador del Parkinson y los parkinsonismos

Este grupo de enfermedades afectan de manera central a la movilidad, pero también a otras esferas como la emocional, cognitiva, del sueño, etc. Por ello además del uso de medicamentos es necesario añadir un tratamiento rehabilitador que, de manera integral, aborde todos los posibles problemas.

  • Fisioteràpia: para mantener un buen rango de movimiento y evitar complicaciones (articulares, dolor).
  • Terapia ocupacional: con el objetivo de retrasar en la medida de lo posible la dependencia y mantener el máximo de funcionalidad posible.
  • Ejercicio aeróbico para mejorar la fatiga y la calidad de vida global.
  • Ejercicios individuales y grupales (incluyendo los realizados en piscina) para mejorar la coordinación y el equilibrio, mejorando la marcha y disminuyendo el riesgo de caídas. Especial relevancia tienen aquellos en los que se incluyen las ayudas rítmicas (mediante sonidos o pautas como el tai-chi).
  • Tratamiento para mejorar las funciones cognitivas cuando sea pertinente.
  • Seguimiento y apoyo emocional, usando diferentes técnicas como el Mindfulness con el objetivo de mejorar la calidad de vida.

 

Estimulación magnética transcraneal (EMT) para el tratamiento de la depresión
Estimulación magnética transcraneal (EMT) para el tratamiento de la depresión

El tratamiento con estimulación magnética transcraneal (EMT) para el tratamiento de la depresión está dirigido a personas con afectación neurológica o sin, que tengan diagnosticada una depresión mayor resistente; es decir, cuando no han respondido al tratamiento con diferentes medicamentos antidepresivos tomados de forma adecuada.

Mindfulness basado en terapia cognitiva (MBCT)
MBCT, Mindfulness basado en terapia cognitiva

El programa de MBCT,  Mindfulness basado en terapia cognitiva va dirigido a personas que quieran mejorar su estado general, tanto físico como mental.

Programa personalizado de entrenamiento y mejora de la funcionalidad
Programa personalizado de entrenamiento y mejora de la funcionalidad

El programa personalizado de entrenamiento y mejora de la funcionalidad está orientado a optimizar y mantener las capacidades funcionales, así como prevenir las complicaciones asociadas a las situaciones de discapacidad.

Telerrehabilitación cognitiva con Guttmann, NeuroPersonalTrainer®
Rehabilitación cognitiva con Guttmann, NeuroPersonalTrainer®

La rehabilitación cognitiva con Guttmann, NeuroPersonalTrainer® es un tratamiento de rehabilitación neuropsicológica, es decir que es un proceso activo que ayuda al paciente a optimizar la recuperación de las funciones superiores (atención, percepción, memoria, funciones ejecutivas, cálculo, ...), a comprender mejor las alteraciones que presenta y desarrollar

Tratamiento neuropsicológico
Tratamiento neuropsicológico

La rehabilitación neuropsicológica o tratamiento neuropsicológico es un proceso activo que ayuda a los pacientes y a sus familias a comprender mejor las alteraciones que presentan, desarrollar estrategias que permitan compensar las alteraciones neuropsicológicas y optimizar las funciones superiores.

Videos
Sessions de fisioteràpia
Hidroteràpia

CONTACTA

Hablamos vía

Share