Hablamos via

X
Hablamos vía

Trastorno de la personalidad

Un trastorno de la personalidad es un problema derivado de una característica en la forma de ser de una persona que es limitante para el individuo en su vida diaria. Los trastornos de la personalidad son, por tanto, estilos de funcionamiento inadaptados que afectan a la capacidad de la persona para relacionarse con su entorno. Las personas que presentan un trastorno de personalidad afrontan las responsabilidades y sus relaciones cotidianas de forma inflexible. Tienen una percepción de su imagen personal y del entorno alterada, además de tener unos patrones de conducta que pueden perjudicarlos, física y psicológicamente.

Cuando un rasgo de la personalidad de un individuo le dificulta su funcionamiento diario sin ser limitante, entonces podría tratarse de un rasgo desadaptativo de la personalidad. Es necesario hacer la valoración en cada caso. Evaluar las características de personalidad permite adaptar el programa terapéutico a las necesidades de cada persona, sea un adolescente o una persona adulta.

Los trastornos de personalidad en la vida adulta se clasifican en tres grupos:

  • Trastorno de la personalidad del grupo A: Trastorno de la personalidad paranoide, esquizoide y esquizotípica.
  • Trastorno de la personalidad del grupo B: Trastorno de la personalidad antisocial, trastorno límite de la personalidad, trastorno histriónico y narcisista.
  • Trastorno de la personalidad del grupo C : Trastorno de la personalidad evasiva, dependiente y obsesiva-compulsiva.
Adolescentes y trastornos de la personalidad

En la adolescencia empiezan a aparecen rasgos de personalidad aunque todavía no se cumplen todos los criterios diagnósticos para un trastorno de personalidad. El adolescente puede presentar dificultades importantes para regular sus emociones y controlar sus impulsos, que pueden entrañar riesgo para él/ella y las personas de su entorno. Por ejemplo, pueden presentarse autolesiones, conductas sexuales de riesgo, consumo de tóxicos, robos o violencia.

Respecto al rendimiento académico, a menudo se presenta un descenso importante y desmotivación, en los casos más graves en forma de absentismo escolar y conflictos en el aula. En los casos de la adolescencia los trastornos del comportamiento provocan que las relaciones con los demás sean altamente inestables, con un comportamiento oscilante entre la autosuficiencia y la alta dependencia hacia otros, la impulsividad ante el miedo intenso, o la intolerancia a los límites o ante la intransigencia y control de los otros.

Teràpia cognitiva conductual
Terapia cognitiva conductual

La terapia cognitiva conductual une dos tipos de tratamientos terapéuticos, ya que a pesar del éxito de las terapias conductuales en el tratamiento de algunas patologías, se tendrán en cuenta otros aspectos que intervienen en la manera en que las personas responden ante las situaciones.

CONTACTA

Hablamos vía

Share